DAR AS SUGRA, UN PALACIO EN EL ARRABAL

El palacio  del Rey Lobo

A comienzos del siglo XII llegó a medina Mursiyya un personaje que sería clave en la historia de nuestra ciudad: Muhammad ibn Sad ibn Mardanis, más conocido como Rey Lobo. Bajo su mandato se vivieron tiempos de esplendor y gloria. Construyó numerosos edificios, entre ellos un palacio de recreo de grandes dimensiones, la Dar As Sugra, cuyos restos aún continúan latentes en el corazón de la ciudad.

Muy cerca de la Plaza de Santo Domingo se encuentra el lugar donde estuvo erigido el hermoso palacio de recreo del personaje que nos ocupa hoy: Muhammad ibn Sad ibn Mardanis (Peñíscola, 1124-Murcia, 1172), conocido en las crónicas cristianas como Rey Lobo.

REY-LOBO

El Rey Lobo Museo Arte Islámico Juan Navarro Lorente http://www.navarroilustracion.com/museo-arte-islamico-de-las-claras/

De origen muladí, de religión musulmana pero de procedencia cristiana, llegó a ser emir de todo el Sharq al Andalus. Cuando muere su tío Ibn Iyad es nombrado señor de Mursiyya y, tras el estallido de los Segundos Reinos de Taifas, conseguirá reunificar bajo su emirato los territorios de al-Andalus durante algunos años. Lo logró a costa de pactar treguas y fuertes tributos con sus vecinos cristianos. Guerreó constantemente contra el Imperio Almohade, ante el que sucumbió al final de sus días.

El mundo andalusí vivió con él tiempos de esplendor y gloria. Acuñó moneda y los productos de Mursiyya eran objeto de comercio por el Mediterráneo;  la agricultura centraba su actividad en el regadío de grandes huertos que aprovechaban las aguas del río Segura; se creó una red de  acequias, azudes, acueductos y norias que son el fundamento de la huerta actual; aparece el cultivo de la seda; y la cerámica dorada, creada en los numerosos alfares del arrabal, fue objeto de un importante comercio con las repúblicas italianas  del Mediterráneo.

http://www.navarroilustracion.com/

NORIA http://www.navarroilustracion.com/

Ibn Mardanis mandó construir numerosos edificios, varios de ellos en el entorno de Monteagudo, varias estructuras defensivas en el Puerto de la Cadena y reforzó las murallas de la ciudad. De entre ellos destaca una enorme almunia palacial que se conoce con el nombre de Dar as Sugra, cuyos restos se encuentran integrados en el actual Museo de las Claras, en la Avenida Alfonso X El Sabio. Tras las obras de remodelación del convento, a partir del  año 1980, se recupera, entre otros espacios, el alcázar construido por Ibn Hud al Mutawakkil (1228-1238), último emir de al-Andalus en el siglo XIII. Y un metro y medio más abajo, aparece el nivel arqueológico del siglo XII; allí están las huellas del crucero del jardín levantado por Ibn Mardanis. Este crucero debió estar cubierto por una qubba o pabellón central y, según el historiador Julio Navarro Palazón, el eje más corto, trazado de este a oeste, tenía algo más de 30 metros de largo y con andenes de paso a ambos lados de unos 4 metros cada uno de ellos.

Jardines de la Dar as Sugra

Jardines de la Dar as Sugra Juan Navarro Lorente

Una simple operación matemática nos da la pista sobre las dimensiones del patio; unos 35 metros de ancho. Si tenemos en cuenta otros datos acerca del tamaño de patios andalusíes de semejantes características: la Aljafería de Zaragoza, con 23,60 metros de ancho; el Patio de Contratación de los Reales Alcázares de Sevilla, con 23,33 metros; el Patio de Comares, en la Alhambra granadina, con 23,52 metros o el Patio del Alcázar Nuevo de Córdoba con 24,20 metros, nos damos cuenta del tamaño de ese palacio mardanisi.

Dar as Sugra 11

Crucero del jardín de la Dar as Sugra

Quedan de él algunos restos como yeserías con dibujos y epigrafías, algunas maderas talladas  y poco más. Ese material se puede ver en el propio convento y en el Museo Arqueológico de Murcia, pero lo que queda claro es su tamaño y magnificencia.

Para terminar de hacernos una idea, el actual Alcázar Menor de Ibn Hud al Mutawakkil en Las Claras, se construyó sobre la cuarta parte del terreno ocupado por la Dar As Sugra del Rey Lobo, aproximadamente.

Otro pedazo de la Mursiyya escondida espera vuestras visitas.

¡No os lo perdáis!

NAVARRO PALAZÓN y JIMÉNEZ CASTILLO   El alcázar AL-QARS AL KABIR de Murcia  Anales de Prehistoria y Arqueología, 7-8  Secretariado de publicaciones de la Universidad de Murcia  Murcia, 1991/1992

 

Almunias palaciegas en el arrabal de la Arrixaca http://www.navarroilustracion.com/

Almunias palaciegas en el arrabal de la Arrixaca
http://www.navarroilustracion.com

Carmen Baeza

De Tudmiria

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.