ESPARTO : Patrimonio Cultural Tudmirio

detalle

Dice Richard Sennett en su libro El Artesano,   que “Artesanía es el valor de hacer las cosas bien” y esta industria milenaria cuyo objetivo era hacer las cosas bien, fue la primera industria cultural de nuestra historia y sin embargo desaparecida y en parte despreciada por la población y totalmente olvidada de las políticas culturales.

Un día de este calurosísimo verano, escuchando la radio veraniega que emite desde las diferentes playas, escucho que en la población de Águilas se viene celebrando el día del esparto. Inmediatamente despierto del letargo en el que estoy sumida y pongo atención a lo que dice el entrevistado, ….que todos los años se celebra el 7 de agosto como día del esparto; en ese momento, recuerdo que me había comprometido con J.M. Chumilla de hablar del Patrimonio Tudmirio y particularmente de las Artesanías, pongo atención y sigo escuchando como el entrevistado invita a la población y se dirige en particular a unas personas, que no acierto a entender su nombre a que acudan vestidos con trajes de esparto, si trajes de esparto ¿ a pelo? pienso, más tarde nuestro interlocutor explica la cantidad de productos de esparto que se pueden encontrar y destaca con cierta sorna, entre ellos un sujetador , si como lo están leyendo, esto vendrá de la época de la inquisición imagino: habrá también calzoncillos y largos pues puestos a rayarte, que sea de arriba abajo. Esto necesita un poco de estudio, voy a ilústrame, no sin antes atender al entrevistado que esta explicando que aunque el día del esparto es el 7 de Agosto, lo van a celebrar antes, porque coincide con la Gala de elección de los personajes del Carnaval del 2016, significativo, ¿no creen?.

Me pongo a la tarea de averiguar algo más sobre este día del Esparto y de la relación de la producción de esparto con Águilas. Encuentro una web de J. Hernández Calvo ( www.jhernandezcalvo.es) que explica el origen de este día de recuerdo al esparto, pues se trata de la fecha de jubilación del último espartero profesional, Diego Román Gálvez, retirado de este oficio artesano, el 7 de Agosto de 2008.

cosido2Por este blog conozco, que en Águilas hubo una industria artesanal del esparto, con más de treinta fabricas y 18 cocedores de esparto. Estos cocedores, situados en la costa, estaban en las calas de Águilas, eran denominados “coceores” y hasta allá era llevado el esparto para cocerlo con agua del mar.

De manera que en Águilas hubo una gran industria espartera desde hace unos 230 años, según J. Hernandez Calvo, el cual identifica cuatro cocedores en Aguilas: El Hornillo, Cala Mijo, Cala Tortuga y Cala Reona y otro en Pulpí (Almería).

 Me pregunto ¿ que nos ha llevado a dejar desaparecer una actividad milenaria y de tanta identidad cultural como el esparto, materia prima identificada con el territorio, funcionalidad y diseño al servicio de los clientes, todo un ejemplo de economía sostenible ligada a la cultura de los pueblos?.

Será la falta de apego a nuestras raíces culturales y el “desprecio” por lo antiguo, el desconocimiento, la falta de políticas de apoyo para la conservación de nuestro Patrimonio…

tocha

Un poco de historia

La artesanía del esparto es una de las más singulares y ancianas de todos los territorios Tudmirios. La Stipatenacissima es el nombre científico de la planta que se conoce como esparto una planta de la familia de las gramíneas propia de ambientes esteparios. El clima seco y de paisajes áridos es típico del sureste español, donde abundan estas plantas. El término ‘esparto’ se suele utilizar para nombrar las hojas, mientras que a la planta, en general, se la denomina ‘atocha’ o ‘espartera’. Se trata de una hierba perenne, de hasta 1 m. de altura, que forma cepellones, el esparto florece en primavera en unas vistosas espigas, llamadas atochín.

El esparto planta mediterránea, que se extiende por las zonas más áridas del sureste de la Península Ibérica en tierras del Reino de Tudmiria y zonas fronterizas, territorios de bajos niveles de precipitaciones y con suelos calizos, pero la aridez ha premiado con esta materia prima que desde hace miles de años, ha favorecido la producción de toda clase de objetos necesarios para el desarrollo de la vida domestica y productiva.

Se tiene conocimientos de la existencia de la artesanía del esparto, desde la Edad del Bronce Ibérico,y desde hace más de 6000 años las técnicas de trabajo del esparto han sufrido muy poca variación.

El desarrollo del comercio durante el dominio Cartaginés (500 ac), favoreció la producción y el desarrollo del trenzado de la fibra de esparto para la realización de capazos de almacenamiento y transporte de productos, que salían, a través del Puerto de Cartagena.

Posteriormente los romanos Estrabón y Plinio el Viejo, escribieron sobre las grandes plantaciones de esparto encontrado por los romanos en la segunda guerra púnica, es por ello que a la comarca de Cartagena la nombraron Campus Spartarius. Y es durante el dominio romano, que comienza una incipiente industria del esparto mediante la manufactura artesanal de cordeles, aparejos de naves, capazos, espuertas, útiles agrarios y materiales de cambio, productos todos ellos que han sido producidos para el mismo fin hasta la segunda mitad del siglo XX.

El esparto fue una actividad artesanal de suma importancia en el Reino de Tudmiria, y como territorio autónomo del Al-Andalus, el esparto, llamado en árabe “halfa” siguió siendo un producto forestal importantísimo. importancia que mantuvo durante toda la Edad Media y Moderna.

trenzado2

A mediados del siglo XIX ya era una industria floreciente y la materia prima abundaba en los montes de algunas comarcas Tudmirias; el Valle de Ricote ha sido un gran “cluster” de producción artesanal de esparto, un esparto de gran calidad, ya que contiene un mayor porcentaje de celulosa y su fibra es mucho más fina. Hasta el siglo pasado se han venido produciendo diferentes objetos como capazos, cestas y otros útiles de almacenamiento, que han sido utilizados en agricultura hasta la irrupción de los plásticos. De esparto ha sido el calzado utilizado en las áreas rurales (esparteñas) y actualmente todavía se fabrican componentes de esparto para las fábricas de calzado, piezas de decoración como alfombras, puffs y otros elementos, que tienen una gran aceptación en el mercado de las artesanías.

Una industria artesana- industria cultural y sostenible en peligro de desaparición

Lamentablemente la actividad ha decrecido tanto que comparando datos, en el año 1983, el número de artesanos y empresas artesanas del esparto ascendía a veinte, lo que ya indicaba el declive de una industria que había sido muy importante en el Valle de Ricote (Guia de Artesanía de Murcia, Consejería de Industria Comercio y Turismo, Comunidad Autónoma de Murcia, 1988), en la actualidad en el territorio Tudmirio, Región de Murcia, según su registro de artesanos, sólo quedan tres artesanos individuales dedicados a la artesanía del esparto y algún artesano ya retirado que sigue realizando las distintas pleitas y trenzas para la elaboración de productos de esparto.

Una muestra de toda la actividad artesanal del esparto, lo encontramos en el Museo del esparto de Cieza, dedicado a mostrar las diferentes técnicas de producción: cocido, crudo y picado, hilado, artefactos y herramientas para hilados, trenzados y fabricación de objetos.

cosido1

Pero la conservación de la producción artesanal, que ha sido la manera  de fabricar todo lo necesario para la vida y el desarrollo del género humano, desde hace miles de años, hasta mediados del siglo XX, se ha debido a la adaptación de la fabricación a las necesidades de los clientes, mediante la innovación y la investigación, para la realización de nuevos productos, adecuados a las demandas de nuevos clientes. Lamentablemente hoy ya no quedan aquellas  fabricas de manufactura del esparto  y quedan unos pocos artesanos, algunos de ellos lo trabajan como hobby, y  de esa actividad tomada como entretenimiento, se hablaba del esparto en el programa referido, como algo que se hacia “antiguamente” y solo para recordar….

muestrapufPues no amigos, conocemos iniciativas para adaptar el esparto a las necesidades actuales, aprovechando sus cualidades e investigando nuevas utilidades, es el caso del trabajo del arquitecto Javier Peña Galiano para el uso del esparto en arquitectura, la incorporación del esparto como parte de elementos de decoración que esta realizando la empresa de artesanía Zigurat en Casillas. Artesanos y diseñadores están creando nuevas artesanías con procesos tradicionales.

Para no perder parte de nuestro Patrimonio Cultural Material e Inmaterial,  la artesanía del esparto debe ser recuperada, mediante acciones de divulgación y formación de nuevos artesanos y la implantación de proyectos de innovación e investigación para la mejora de la tecnología productiva, la mezcla de materiales,  diversificación y diseño de nuevos productos y nuevas funciones, solo así, será una artesanía viva y no solo objeto de museo o de homenaje temporal.

No puedo terminar, sin hacer una mención al trabajo que el diseñador Martín Azúa, esta realizando en colaboración con la fabrica artesana de esparto Antonia Molina de Blanca para hacer pervivir esta industria cultural y milenaria, esto es lo que dice Martin Azúa del trabajo de las artesanas “

“Reivindicar este tipo de artesanía para un producto contemporáneo significa una oportunidad para la supervivencia de un oficio tradicional, un saber hacer local. La alfombra está realizada por mujeres artesanas de la región de Murcia”

Angels M

foto: Puf diseñado por M. Azúa

silla

3 Responses

  1. Juan dice:

    Todavía recuerdo cuando mi abuelo Antonio me intento enseñar a hacer pleita, el siempre estaba haciendo algo de esparto, sobre todo en los inviernos, en su casa de la calle del Molino, de Mula, sentado junto a la chimenea, se pasaba sus buenas horas haciendo labores de esparto; cordeta, pleita,…etc.
    Yo lo intente, pero por descgracia no pude terminar de aprender y hoy día ni me acuerdo de lo aprendido, yo en cierto modo vivía con el, vamos que dormía en su casa, pues era viudo, y mi recompensa era verlo hacer sus cosas y que me contase historias de su juventud, incluida la guerra civil; me empezaba un trozo de pleita y yo lo seguía, el se sentaba en frente mio con sus labores de esparto, al día siguiente lo que había hecho la noche anterior estaba desecho, vuelta a empezar, así noche tras noche.
    La verdad que mi abuelo Antonio era un maestro con el esparto, todos los años subía al monte a por esparto para el invierno tener materia prima, todavía hay en la casa de la huerta, en mula, capazos, esteras y algunas cosas de las que el hacía.

  2. Angels dice:

    El tejía y destejía la pleita como Penélope, tal vez tratando de olvidar esa ausencia con la esperanza de su regreso, que poético lo que dices. El esparto tiene un valor sentimental para aquellos que como tú tuvieron la oportunidad de conocer y amar el arte de crear, con unas “maticas” del monte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.